Mobile: Mexico #1 screen when making purchases /Mobile: la pantalla #1 en México a la hora de preparar las compras | Mobile Marketing Association
August 17, 2016

El 73% de los usuarios mexicanos de Internet investigan en línea antes de comprar un producto en tienda y Sebastián Moglia Claps Country Manager de DondeLoCompro nos comenta sobre como el ROPO (Research Online, Purchase offline) dirige la intención de compra.

La reciente encuesta que publicó la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) en mayo de 2016, revela que los usuarios de Internet en México pasarán más tiempo en línea en 2016 que el año pasado. Este año, los usuarios estarán en línea alrededor de 7 horas 14 minutos y más del 70% de los usuarios de internet buscan los beneficios de un producto en línea antes de visitar una tienda

AMIPCI muestra en sus últimos estudios que el smartphone es la primera pantalla para la gran mayoría de los usuarios: el 77% de los encuestados dijeron que habían utilizado un teléfono inteligente para acceder a Internet en abril de 2016, más que el 69% que utiliza una laptop o el 50% que usa una PC.

De hecho, el uso de los Smartphones está creciendo rápidamente: eMarketer estima que el crecimiento de usuarios de teléfonos inteligentes desde el año 2015 a 2016 fue del 17,3%, pasando de 37,7 millones de usuarios en 2015 a 44,2 millones en 2016. Esa cifra crecerá a 49,9 millones en 2017, a una tasa de crecimiento anual de 13%.

Estos datos significan que México es cada vez más digital y móvil: los smartphones son compañeros de vida de todos los días, gracias también a las aplicaciones que hacen más fácil las actividades diarias.

En líneas generales, Internet y en especial las pantallas móviles, no cambian los hábitos de las personas. Por ejemplo, si hablamos de cómo compra hoy el consumidor, el viejo hábito de buscar ofertas y promociones antes de ir a la tienda sigue existiendo, nadie está peleado con su dinero; lo que ha cambiado es que hoy, y cada vez más, esa investigación previa se hace de manera digital, en smartphones y cada vez menos en canales tradicionales como el folleto o catálogo impreso. Lo que cambia es la forma de ese comportamiento, no su esencia.