From the big screen to the small one | De la pantallota a la pantallita | Mobile Marketing Association
July 22, 2016
Submitted by

La evolución de la publicidad en los llamados medios digitales está alcanzando nuevas fronteras con la creciente búsqueda de formatos de video que vayan más allá del gigante YouTube. Néstor Islava, country manager en México para Adsmovil, empresa miembro de la MMA, comenta sobre el tema en esta nota.

Tanto en la presencia para dispositivos de escritorio como móviles, esta tendencia crece a pasos agigantados, rebasando justo la cantidad de minutos que las personas pasan viendo video en línea, versus lo que hacen disfrutando de un televisor (1).

Cuando observamos la tendencia en dispositivos móviles, nos percatamos que una consideración de 60% de las personas que ven TV, están simultáneamente interactuando en línea y que, incluso, ven videos en los mismos aun estando en su hogar, frente a un televisor.

Ahora bien, no todo es miel sobre hojuelas cuando de video en línea se trata, incluso cuando es en el tan valorado celular.

Como anunciantes, una de las principales quejas ha sido la falta de inventario Premium para colocar sus videos. Esto se traduce a estrategias llevadas a cabo por diversos medios, tanto específicos como intermediarios, que en el afán de aprovechar inventarios, o de encontrar precios menores, la magia de RTB puede ubicarles no siempre en los mejores espacios disponibles. Por otro lado, está el punto de la producción del video, que por altos costos deja poco presupuesto para amplificar su alcance en medios, dados los presupuestos destinados frente a TV. Sin embargo, existen opciones para no gastar altas inversiones en producción de video, lograr contenidos más orgánicos y enfocarse en la segmentación hacia audiencias Premium, no sólo en posiciones.

Otra de las inquietudes existentes se refiere a la respuesta de la audiencia. En un vehículo hasta hace poco dominado por los pre-rolls, los usuarios se quejan en alto número de ser forzados a ver la publicidad en video. La falta de una buena segmentación de audiencia y contenidos, chocan con el interés de navegación del usuario. En este sentido, el evitar pre-rolls, sobre todo aquellos que no puedan omitirse a los 5 segundos, así como la utilización de espacios “nativos” en el contenido, y su correcta segmentación, son una buena opción para mejorar la experiencia del receptor.

Por último, no podemos dejar de mencionar la efectiva visibilidad de los videos. En un tiempo donde pululan los bots, las audiencias fraudulentas y los piratas del CPM, lograr encontrar las herramientas necesarias para verificar la autenticidad de los ojos que ven la publicidad, es preciso. Existen diversas opciones, entre las cuales MOAT (herramienta que ofrece análisis de atención en tiempo real) es, hasta ahora, de las más avanzadas, usando métodos que brindan confianza a marcas de nivel mundial. Donde evolucionamos del alcance del CPM, a la efectividad de CTR contra ratios de rebote, el viewability tiene una lógica relevancia, y sobre todo cuando el objetivo principal de un anunciante que produce un video es justo eso, QUE LO VEAN.

En conclusión, la publicidad en dispositivos móviles es de altísima relevancia y efectividad. Y la publicidad en Video para este conducto lo es más. Los bemoles encontrados son fácilmente solucionables. Se ha ganado un lugar para ser considerado como un medio aparte, con formatos y producciones propias, con segmentación en espacios nativos y con posibilidades opt-in.

[1] 208 minutos en línea vs 196 en TV. eMarketer 2015